Artritis-Artrosis

Es habitual oír hablar de artrosis y artritis como si fueran la misma enfermedad. son dos dolencias diferentes con orígenes y tratamientos distintos.

La artritis es la consecuencia de una inflamación. La membrana sinovial, una de las que recubre cada articulación, se inflama provocando las primeras molestias. Posteriormente el tejido de la membrana crece anormalmente y termina atacando al hueso y cartílago colindante, provocando lesiones y dolor.

La artrosis tiene un componente degenerativo. Es la consecuencia del desgaste del cartílago que envuelve la cabeza de los huesos de cada articulación y que evita que rocen entre ellos. Al ocurrir esto los huesos implicados rozan, la articulación ya no flexiona con la misma facilidad y el propio rozamiento genera deformaciones en los huesos que dificultan aún más el movimiento y además provocan dolor.

Principales síntomas de la artritis
Normalmente la artritis empieza en las articulaciones pequeñas como las de los dedos, manos y muñecas. El movimiento cada vez es más difícil y se ve acompañado de inflamación y enrojecimiento. Afecta a varias articulaciones a la vez y suele hacerlo de manera simétrica, es decir, la misma articulación a izquierda y derecha del cuerpo.

Tratamiento de la artritis y la artrosis
Ni artritis ni artrosis tienen cura, tan sólo tratamientos paliativos para reducir el dolor y aumentar la calidad de vida. Estos tratamientos pueden ser farmacológicos para reducir las molestias, quirúrgicos para los casos más graves y tratamientos paliativos a través de ejercicios y una dieta.

Las patologías más frecuentes susceptibles de infiltraciones con colágeno son:

  • Artralgia de “hallux valgus” (dolor de juanete).
  • Artritis reumatoide de pequeñas articulaciones en el pie.
  • Artrosis de los dedos de los pies.
  • Neuroma de Morton.
  • Patología del Tendón de Aquiles (bursitis, tendinitis /tendinosis, entesitis…)
  • Tendinitis Tibial Posterior.
  • Bursitis intermetatarsales.
  • Bursitis y Fascitis plantar.
  • Fibrosis post-operatoria.
  • Metatarsalgias: artrosis y artritis metatarsal
  • Talalgia con y sin espolón calcáneo.