Podologia Inantil

Algunas de las patologías más frecuentes en niños serán claves para el desarrollo de la marcha y, por consiguiente, en su desarrollo psicomotor. Su diagnóstico precoz y tratamiento es fundamental en esta etapa para prevenir patologías en el adulto.

Algunos signos que pueden hacernos sospechar que los niños tienen algún problema en los pies son: que caminan de forma extraña, se quejan de algún dolor o molestia, adopta malas posturas, no quiere jugar o hacer deporte de forma habitual…

Su tratamiento será la combinación de técnicas de podología y fisioterapia.

  • Pies planos: El pie plano es fisiológico hasta los cuatro años de edad. El niño tiene pies planos cuando la planta no presenta curvatura o puente (nada o casi nada). Estos puede provocar cansancio, dolor al caminar
  • Pie plano-valgo: El niño tiene pie valgo cuando los apoya sobre la parte interna del talón y el tobillo se va hacia dentro y además no existe apenas bóveda plantar. Es una postura y movimiento común hasta los tres años. Después de esa edad, se recomiendan las plantillas para su corrección.
  • Pies cavos: El pie cavo podría definirse como lo contrario al pie plano, es decir, se trata de un exceso de curvatura o puente del pie. En la mayoría de casos no hay dolor y no se necesita tratamiento, pero si cuando el niño crece (hacia la adolescencia), los tejidos y las articulaciones se vuelven más rígidos y producen dolor y limitaciones en la actividad, el podólogo recomendará el tratamiento (calzado, plantillas, rehabilitación...). Si se observara en el pie una deformidad progresiva o con dolor, hay que descartar una patología neurológica subyacente.
  • Pie equino: Sucede cuando los pequeños solo apoyan las puntas de los pies y no llegan a asentar el talón en el suelo, de forma persistente. Se presenta como una marcha de puntillas.
  • Metatarso aducto: Debido a una malformación congénita o a una mala posición del feto en el útero, puede presentarse un antepié aducto. Sucede cuando la mitad anterior del pie mira hacia dentro. Se puede corregir mediante tratamiento de fisioterapia y plantillas.
  • Pie varo: cuando el talón y los dedos se apoyan por la parte externa. Normalmente, va asociado a una lateralización de las piernas y de las rodillas o a otros trastornos del pie (cavo-varo, equino-varo...). Esta patología requiere plantillas para corregir la pisada y se recomiendan distintos ejercicios.

También suele ser muy frecuente en este grupo de población consultas relacionadas con: papilomas, hongos, uñas encarnadas … además de diagnosticarlas y tratarlas intentamos orientar al paciente y familia sobre hábitos higiénicos saludables para su prevención.